InnovaciónTalento y cultura

Colaboración y Co-creación al servicio de la Innovación!

Como bien decían mis compatriotas Athos, Porthos y Aramis : “Unus pro omnibus, omnes pro uno”!! Que, aparte de ser el lema no oficial de Suiza es sobre todo el lema de los tres mosqueteros que llama a la solidaridad entre ellos, y al trabajo en equipo. Es en este contexto que creo que la innovación ha de desarrollarse en nuestra época para ser lo más eficiente posible.

Obviamente el trabajo de equipo siempre ha sido necesario para innovar. Permitiendo que los empleados colaboren entre ellos, las organizaciones generan innovación desde la base. Pero me centro sobre todo en la idea de colaboración entre empresas de sectores totalmente distintos (o no…!) para innovar y poder desplegar lo más rápidamente posible, nuevos procesos, productos o servicios de cara a conquistar así nuevas cuotas de mercados y/o ganar una cierta posición de monopolio “temporal”. En este caso el innovador es realmente un emprendedor en el sentido más puro de Joseph Scumpeter, a saber alguien “que crea mercados para los inventos de los genios” y genera al mismo tiempo un proceso de “destrucción creativa”. Para Schumpeter, la innovación es el motor de un crecimiento económico sano y a largo plazo, a pesar de que pueda destruir el trabajo y el “core” de negocio de empresas muy exitosas.

Leía justamente hace unos días en un artículo sobre la digitalización, que Flickr había comercializado y almacenado más fotos que kodak, funcionando con 50 empleados frente a 140.000 para Kodak. Está claro que Flickr solo compite con una parte del negocio de Kodak, pero no para de crecer mientras Kodak se declaró en bancarrota en enero de 2012, y es actualmente utilizado como ejemplo de una gran empresa que no ha sabido reinventarse.

Volviendo a nuestros mosqueteros. ¿Qué hubiera pasado si una empresa como Kodak hubiera buscado aliarse con una empresa como Flickr? Pues lo más seguro es que no hubiera acabado de la misma manera, e incluso hubiera seguido creciendo de manera exponencial. Al final estamos en este caso en la misma situación que el negocio bancario. El sector financiero está siendo cada vez más dictado por la experiencia del cliente/usuario. La tecnología y la innovación son entonces unos de los únicos factores reales de diferenciación y competitividad. Es en este contexto que los bancos están viendo parte de su negocio mordisqueado por Start Ups, o más precisamente, fintechs! Estas pequeñas empresas tecnológicas no compiten contra el negocio bancario entero, pero si contra servicios o productos específicos. Sumándolas todas, hasta los bancos más grandes se ven rodeados y atacados en su propio terreno tal y como lo analizó CBinsights en la siguiente imagen:

Untitled

Sin embargo, a diferencia de empresas como Kodak, los bancos han sabido verlo y tomar decisiones de cara a poder ser parte de este proceso de innovación y apropiárselo en el mejor de los casos, mediante incubadoras, concursos de innovación y otras iniciativas… En este contexto todo el mundo gana, los bancos aprovechan de la reactividad, el dinamismo y conocimiento tecnológico de las fintechs, a las cuales aportan un musculo financiero y legal consecuente para poder desarrollarse en este sector.

Pero la relación de fuerza no siempre es de David contra Goliat y puede que para innovar se necesite el conocimiento o la experiencia de otra empresa igual de grande o más, sobre todo cuando hablamos de innovación tecnológica, o transformación digital.

En este ámbito la “destrucción creativa” de Schumpeter se materializa muy bien en tendencias como pueden ser el Internet of Things (IoT) / Machine to Machine (M2M) o el cloud computing! Todas estas innovaciones buscan a mi parecer la maximización de la eficiencia y la innovación a varios niveles. De hecho me gusta pensar que el IoT/M2M puede ser a la revolución internet lo que la cadena de montaje de H.Ford era a la revolución industrial. Gracias a esta tecnología muchas empresas de todos los sectores pueden innovar y proponer nuevos servicios o productos que les darán durante un tiempo una cierta ventaja competitiva.

En mi trabajo usamos el concepto de “Co-creación”. Es un concepto que me gusta mucho porque se refiere a una manera de trabajar que va más allá de vender una solución, sino que se trata de diseñar, inventar juntos, algún servicio o producto nuevo con el cliente. Es en este momento que estamos hablando de colaboración pura y dura y donde todos ganamos al trabajar juntos.

Podemos vender M2M a todo tipo de empresas que deseen automatizar ciertos procesos, ejemplo en el sector bancario, se puede incluir una tarjeta SIM M2M en un cajero remoto que en caso de fallo mandara un aviso y un diagnostico al servicio técnico. Recortando en el tiempo el proceso de reparación y aportando mayor robustez al mismo tiempo. Pero eso no es nada más que la aplicación de una tecnología para mejorar un proceso ya existente. Cuando hablo de colaboración para la innovación, me refiero a poner en común la experiencia del sector de cada uno para sacar al mercado algo nuevo.

Todo eso está muy bien pero me imagino que muchos siguen sin entender porque he elegido como imagen para este articulo la del famoso anuncio de Apple, inspirado en la novela de George Orwell, para el lanzamiento del Macintosh durante el Super Bowl de 1984? Para eso hay que volver a los años 70-80 cuando IBM era el enemigo mortal de Apple, a tal punto que el “Big Brother” del anuncio representaba ni más ni menos que el gigante IBM.

A pesar de eso, 30 años después, en julio 2014 Apple e IBM anuncian un acuerdo exclusivo de colaboración! ¿Objetivo? Crear y distribuir aplicaciones de IOS para el mundo empresarial y desarrollar una plataforma de soluciones “cloud” con la distribución de iPads e iPhones con los paquetes de IBM. O sea crear nuevos productos o servicios basándose en lo que cada uno sabe hacer mejor. Estrategia que parece tener mucho sentido para la empresa de la manzana dado que anunciaron hace una semana su nueva alianza con otra gran empresa californiana. Esta vez se trata del gigante de equipos de telecomunicación Cisco, con el mismo objetivo final; vender más dispositivos en el sector corporativo mediante la integración del desarrollo tecnológico de ambos.

Por lo tanto creo que la colaboración para la innovación es algo tan necesario hoy en día que vemos como hasta grandes enemigos son capaces de trabajar juntos en búsqueda de un mayor crecimiento. Así que mosqueteros de la innovación, ya sabéis: « Un pour tous, et tous pour un »!

No Comment

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post anterior

Nuevos retos regulatorios para el mundo Bitcoin

Próximo post

La Banca innova, ¿sí? y ¿para qué?