InnovaciónTendencias digitales

¿Cómo evolucionará la banca del futuro?

De forma no sorprendente, la banca está tardando en ser impactada por la disrupción de internet que ya ha transformado industrias como los medios de comunicación, la música, el vídeo o el comercio. Y ello a pesar de que la materia prima de la banca son los datos, presa fácil de las nuevas tecnologías. Pero la banca está protegida por la confianza de los clientes y por la regulación. Confianza no significa satisfacción, pero no existe aún el banco 100% basado en internet que sea una réplica del modelos digitales como Facebook o Amazon. Y no en vano la banca es el principal canalizador de flujos financieros en cualquier economía desarrollada. De la banca depende buena parte de la financiación del sistema productivo en países como España, y por eso, es vital la adaptación de la banca al reto de los modelos basados en internet.

Pero “banca” es un concepto muy amplio, y lo que se entiende como actividad bancaria cambia en función de los países, por ejemplo, es más extraño que la banca venda seguros y pensiones en UK de lo que lo es en España. Sin embargo, la licencia bancaria “pura” sólo se necesita para la captación de depósitos. Para dar préstamos sólo hay que registrarse como establecimiento de crédito, para vender o asesorar sobre fondos basta con tener licencia de EAFI, agencia o sociedad de valores, o podemos tener una tarjeta de crédito ajena a nuestro banco como American Express.  El perímetro de la actividad bancaria en cada países una cuestión fundamentalmente comercial y cultural, contando con los permisos regulatorios apropiados.

El fenómeno “fintech” (podría definirse como tecnologías disruptivas aplicadas al sector financiero) está en plena ebullición, y cientos de startups están diseccionando líneas enteras de negocio o procesos de la banca creando marketplaces tecnológicos que tratan de competir o complementar al canal bancario. Sus propuestas parecen convincentes pero aún no cuentan con el favor (generalizado) de los usuarios. La banca observa y trabaja en varios niveles, bien desarrollando innovación de forma interna o complementándolo con inversión en startups como han hecho BBVA, Santander o Bankinter, que pueden aportar valiosas indicaciones de modelos alternativos (además de esperar jugosas plusvalías).

Por tanto fintech no es un camino de una sola dirección, o la irrupción de las startups desintermediando la banca, sino la adaptación de la banca a las tecnologías fintech, en un ejercicio de supervivencia y adaptación al nuevo medio. La banca tiene los clientes, el conocimiento de la regulación y la capacidad financiera para hacerlo. En la parte negativa, su mentalidad burocrática y su lentitud de reacción actúan como frenos, y no menos la enorme capacidad instalada de producción en un modelo condenado a la obsolescencia: plataformas bancarias con tecnología inflexible y costosa, caros servicios centrales e innecesariamente numerosos puntos de distribución físicos. La adaptación al cambio en esta ocasión se dificulta por la velocidad y complejidad del mismo, en un contexto de prioridades varias.

Hay al menos cuatro posibles modelos de evolución futura de la banca, a saber:

1) Un banco mejor: la banca continúa con sus plataformas bancarias tradicionales, digitalizando por completo el interfaz de relación con los clientes.

2) Un banco nuevo: bancos totalmente digitales en sus funcionamiento interno y procesos externos. Podría ser el caso de los “challenger banks” en UK.

3) Un banco distribuido: la banca se convierte en un agregador de servicios bancarios, integrando las propuestas de fintech propias y externas. Podría llamarse el “marketplace bank”.

4) Un banco descentralizado: las redes sociales canalizan la relación con los clientes quedando los bancos como gestor de la plataforma bancaria.

Algunos escenarios pueden parecer extremos e incluso utópicos, pero son un buen punto de partida para la reflexión. Agradecería rellenases esta encuesta sobre el modelo que crees acabará imponiéndose. En un post futuro publicaré los resultados de la misma incluyendo los comentarios más relevantes que los lectores realicen.

Cualquiera de los escenarios pasa por una transformación significativa de la banca como hoy la conocemos, en la que no todos los bancos sobrevivirán. Un primer paso es una conversación constructiva entre banca y startups fintech. En la mesa también deberían sentarse reguladores y usuarios para abordar de forma integral la evolución de un sector crítico para el funcionamiento de cualquier economía moderna.

7 Comentario

  1. 19 noviembre, 2015 a 6:49 am — Responder

    Muy interesante Enrique el post, el problema que yo veo es que la banca no solo necesitará “digitalizarse” que con mayor o menor fortuna lo harán, sino cambiar su ADN y eso hoy por hoy es imposible.

    • Enrique Titos
      23 noviembre, 2015 a 7:26 am — Responder

      Yo no diría imposible, más bien improbable, pero como siempre habrá grados, bancos que sí y que no. Es un problema creo que de comprensión y de conflictos de agenda, y al final, de ejecución de la estrategia de cambio. Y todo pasa por las personas, que tienen que tener consciencia al nivel apropiado, diría incluso en los consejos de administración, y no sólo la compresión de márgenes o la morosidad. Gracias por el comentario Martín.

  2. 19 noviembre, 2015 a 10:10 am — Responder

    Totalmente de acuerdo con tus planteamientos Enrique. Sólo añadiría el papel de los empleados en estas transformaciones y la necesidad de su adaptación a los nuevos medios.

    Saludos

    • Enrique Titos
      23 noviembre, 2015 a 7:33 am — Responder

      Totalmente de acuerdo. La actitud ha de ser proactiva, entender la formación desde una actitud incluso autodidacta, y para ello hay cientos de herramientas. Pero esto es un cambio que tiene que ser top down, tiene que venir de arriba, porque altera de forma fundamental el modelo de negocio. Y es un cambio que hay que planificar muy bien, siendo la adaptación de las personas – los que queden – a la tecnología un elemento clave. Pensar cómo aprovechar las herramientas más que pensar en cuales sustituirán el trabajo de las personas. Gracias por tu comentario Marce.

  3. […] SOBRE EL SECTOR FINANCIERO ¿Cómo evolucionará la banca del futuro? El Comité de Basilea quiere limitar el poder de los bancos para calcular su capital El ‘Uber […]

  4. Fabian Orue
    11 febrero, 2016 a 11:50 am — Responder

    Hola Enrique, muy buena tu nota/ blog.

    Personalmente creo que es muy difícil “anticipar” el modelo de negocio que terminará primando para la Industria Financiera.

    Solamente tomando referencias de disrupciones similares en otras industrias (discográfica, medios, retailing, etc.) no solo los modelos no han sido puros, sino los mismos competidores tecnológicos los han ido transformando a lo largo del tiempo (ej: Napster-Itunes-Spotify, Netflix, Amazon,etc), con lo que me parece que la incertidumbre asociada a la disrupción tecnológica está para quedarse y las compañías necesitan re-crear su modelo de negocio de forma permanente.

    En este aspecto (el de la re-creación) a mi modo de ver los 3 grandes pilares para la supervivencia y transformación de las empresas son:

    1. La estrategia y modelos alternativos de negocio (incluyendo aquí a la tecnología, infraestructura, distribución, etc)

    2. La de las habilidades que los empleados tienen hoy y cuales deberán tener a futuro (y como cerrar esa brecha) para enfrentar dichos desafíos.

    3. El aspecto humano, comenzando en la dirección, para poder llevar adelante los puntos 1. y 2 (cuan preparado se está para dirigir a los distintos equipos en incertidumbre y con reglas de juego no conocidas/ propias).

    Este ultimo punto me parece crucial y es en el que creo hoy la Industria Financiera esta atascada. Sin destrabar este punto, creo que es muy difícil poder desatascar los otros dos de modo de competir efectivamente con el nuevo desafío.

    Mis preguntas son entonces:

    • Como crear consciencia dentro de los equipos directivos y como gestionar nuestros equipos en incertidumbre?

    • Cuales son los potenciales costos de no poder gestionar el cambio con la velocidad requerida y efectivamente?

    • Que pasa con el talento cuando las compañías están inmóviles o reaccionando lentamente?

  5. […] distintos modelos teóricos de evolución de banca en el futuro y su enorme balance ha permitido la financiación hasta el […]

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post anterior

Un Fast Track Regulatorio para las FinTech

Próximo post

¿Cuál es el papel de los empleados de banca en su digitalización? (II)