Talento y cultura

¿Cómo se crea una cultura de empresa sólida?

Han sido muchos los que durante estos días me han preguntado qué hemos hecho diferente en la compañía para conseguir ser Great Place to Work. Antes de contestar he preferido tomarme mi tiempo para reflexionar con algo más de frialdad, una vez superada la sobredosis de adrenalina a la que nos hemos visto sometidos después de la entrega del galardón.

En primer lugar quería felicitar a los empleados a los que aún no he podido felicitar personalmente por este logro conseguido. Un logro colectivo, lo cual lo hace más interesante, por la lucha y celebración conjunta, por la magia de ver cómo la aportación individual forma parte de un todo compartido con otros. Qué importante el sentido de pertenencia…

Enhorabuena a cada uno de los 1.109 Libertys
Creo que “el qué” no es la pregunta más importante, sino “el por qué”. Y ante esta pregunta seguro que muchos de vosotros diréis que está claro, que hay estudios que tratan de demostrar la relación directa que tiene la mejora del clima laboral en la productividad de las compañías.

Pero el Great Place to Work es un concepto que va más allá de la productividad, diría que está más asociado con el concepto de Cultura de Compañía. La cultura de compañía tiene ventajas incuestionables, como la cohesión, credibilidad, uniformidad, da un sentido a lo que haces, etc, pero también tiene la desventaja de ser algo más intangible, tendente a pensar que es prescindible y por supuesto difícil de definir e implantar.

Pero quizá, la cultura sea lo único capaz de conseguir la sostenibilidad del sistema.
¿Cómo se crea una cultura sólida de empresa?

Quizá uno de los factores clave sea la necesidad de que el Liderazgo debe establecerse desde el primer nivel. Para que la cultura se defina, promueva y se establezca en la compañía es necesario que el CEO sea el impulsor número uno. Enrique Huerta, en nuestro caso, es claramente el más firme creyente y referente de la cultura Liberty.

Serán necesarios otros “Apóstoles” que compartan la visión y ayuden a su divulgación. Mª José Tobías y Mª Eugenia Muguerza han jugado este rol tan importante en nuestro caso, con grandes dosis de entusiasmo, espíritu positivo, creatividad y enorme esfuerzo.

Impulsar la Diversidad en su más amplio sentido. Diversidad en los perfiles que conforman la organización, en conocimientos, experiencias, caracteres, formas de ser y de actuar, estilos de liderazgo, etc. La diversidad nos obliga a empatizar, entender y aceptar otras visiones, nos eleva el nivel de exigencia, nos lleva a la mejora continua. Gracias a mis compañeros del equipo de dirección por aportar ese valor de personas “únicas”, diferentes entre sí, y complementarias en su conjunto. Como bien dice nuestro amigo Luis Huete en la explicación de su matriz de talento, hay que buscar el equilibrio personal y en este caso colectivo para llegar a la excelencia.

Promover la Colaboración entre todos los equipos, fomentando la transversalidad, la participación de diferentes áreas en proyectos, la eliminación de las barreras de acceso entre los empleados, la disminución de las jerarquías y de la burocracia.

Fortalecer la Comunicación, y ante la duda, comunicar más. Utilizar cualquier medio presencial o virtual para favorecer la comunicación.

Crear un entorno tanto físico como intelectual que favorezca la Innovación, con promoción de aportación de nuevas ideas, valoración de las mismas, escucha activa con humildad y espíritu constructivo. Creer que hay otras formas de hacer las cosas, probar, permitir errar.

Invertir fuertemente en la Gestión del talento, en hacer crecer a la gente, focalizándonos en las fortalezas, formando e informando, involucrando en los temas importantes de compañía.

El último pero más importante aspecto sería que la cultura no se crea sin las personas que forman las compañías. Son ellas las que la hacen posible. Se puede fomentar la creación de la cultura, pero no obligar. Es voluntad de cada empleado involucrarse en ella. Por ese motivo es tan importante el perfil y el talento de los empleados. Apostar fuertemente por las personas es apostar por el éxito de la cultura empresarial. Y es por este motivo que las empresas deben tener un compromiso con sus empleados, y no únicamente al revés.

Para concluir me gustaría recalcar el hecho de que las compañías están formadas por personas, y son ellas las que innovan, generan valor para el accionista, dan servicio a clientes y partners, construyen, y hacen de la empresa el MEJOR LUGAR PARA TRABAJAR. Es este sentido hemos tenido mucha suerte con los empleados de Liberty.
Ahora el reto es no solo mantener, sino mejorar lo conseguido !Ánimo a todos¡

No Comment

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post anterior

La innovación en el sector fintech

Próximo post

Como construir una entidad financiera “moderna”