Nuevos competidores

Del océano Rojo de la Banca al océano azul de las Fintech.

El poder de la banca tradicional está comenzando a pasar a otras manos, a compañías Fintech que comienzan a posicionarse en este nuevo escenario. Esta nueva forma de hacer banca está recibiendo mucha atención en los últimos meses.

Antes de comenzar este post me gustaría decirte el significado (según Wikipedia) de la palabra Fintech para que no te pierdas.

“Las empresas Fintech son aquellas empresas dedicadas a los servicios financieros que utilizan las últimas tecnologías para construir productos y servicios pioneros e innovadores en la industria financiera. El término “fintech” viene de la unión de las palabras en inglés finance + tecnología.”

Aunque el mensaje de los presidentes de las principales entidades financieras es común con respecto a la transformación digital de la banca, cada entidad la interpreta de una manera y con ello cada una está abordando una estrategia muy diferente.

Según el Foro de Davos 2016 uno de los desafíos que tiene el mundo para los próximos años es el comienzo de la Revolución tecnológica. Este desafío es para todos los sectores de la economía. El sector de la banca es cada vez más consciente de este nuevo escenario.

Hago mías las palabras de Mosiri Cabezas en su libro; “La gran oportunidad”; La maduración de Internet ha ocasionado uno de los cambios más disruptivos del sector: la desintermediación. Para ser precisos más que una desintermediación se ha producido un relevo en los intermediarios y los tradicionales del mundo analógico van siendo sustituidos en muchos sectores por intermediarios digitales que aportan un nuevo valor al cliente. Eso precisamente es lo que le ha ocurrido al sector de la banca. Esto es aplicable al sector de la banca.

Con este cambio ha aparecido un concepto nuevo denominado Fintech desconocido para la gran parte de la sociedad y para un porcentaje muy elevado de los trabajadores del sector financiero.

El poder de la banca tradicional como ya he comentado está comenzando a pasar a otras manos, a compañías Fintech que comienzan a posicionarse en este nuevo escenario. Esta nueva forma de hacer banca está recibiendo mucha atención en los últimos tiempos.

Tendencias que comienzan a despegar con el apellido digital y que comienzan alterar la cadena de valor; inversión, prestamos, pagos, finanzas personales, asesoramiento distribución, etc…serán adoptadas de forma natural en los próximos años. Estos cambios son imparables y tienen dimensión global. En España este sector ya comienza juntarse para pensar la forma de hacer frente a la gran banca.

De hecho hace unos días se celebró en el Instituto de Estudios Bursátiles de Madrid el evento Fintech Unconference en el que acudieron más de 60 CEO´S de las empresas más relevantes del ecosistema Fintech Español.

Otro de los indicadores a nivel macro que constata que este sector está en alza, es la apuesta que están haciendo algunos de los banqueros más importantes del mundo que han invertido millones de dólares en este sector.

El sector de la banca más tradicional y conservador es consciente de este nuevo competidor es una amenaza real y ya comienzan tenerlo en cuenta e incluso también a mostrar su preocupación y en diferentes foros. La banca tradicional diseña sus nuevas estrategias teniendo en cuenta este nuevo competidor.

Según recoge el informe publicado por la Unidad de Inteligencia de The Economist; “Para el año 2016 el impacto de las Fintech en la banca será significativo, esta presión dibujara un nuevo panorama.

El emergente sector de las Fintech de momento no cuenta con la “estabilidad”, cuota de clientes, experiencia en materia regulatoria, “confianza”, acceso a capital que cuenta el sector de la Banca tradicional. Pero si tiene a su favor la frescura a la hora de crear y mejorar sus productos y servicios.

Las Fintech son conscientes de las debilidades de la Banca; Sistemas pesados, heredados, y una forma de concebir la innovación que en muchos casos asusta tal y como relata Jesús Pérez en su post “La realidad de la innovación en corporaciones”.

Según Expansión Digital, el sector de las Fintech ha generado 40 millones de volumen de negocio en España. Esta cifra está lejos de lo que se maneja en el Reino Unido que domina el negocio en Europa. En España han nacido más de 83 empresas que buscan una relación del dinero con el usuario sea más ágil, sencilla, y transparente.

En el ámbito nacional y según recoge la plataforma de crédito para empresas SPOTCAP el panorama Fintech para el 2016 en España cuenta con los siguientes retos; Regulación, Compras, acuerdos, colaboraciones y fusiones.

Este año los bancos visionarios comenzaran a estrechar la relación con las fintech aunque tratamiento en los medios de comunicación será de enfrentamiento y rivalidad

De todo eso veremos algún matrimonio entre Fintech y Bancos, integrando nuevos talentos que ayuden a las entidades tradicionales a ser más rápidas en la entrega, más precisos en sus propuestas de valor y más atractivos en el diseño de experiencias hacia el cliente.

Las Fintech españolas tienen una gran oportunidad, deben unirse para dar confianza a todos los stakeholders (accionistas, trabajadores, regulador, inversores, etc…) pero deben estar muy atentas, ya que otras compañías de similares características pondrán en su ojo de mira nuestro país.

La gran banca mientras tanto estarán atentos a cuales de estas despuntan para acompañarlas, encubarlas y acelerarlas para hacerlas grandes y seguir dominando el sector.

Fuentes consultadas; Expansión Digital, Tweets sobre Unconference, Wikipedia, BrandFinnacial, The Economist, YouTube; Canal Agora. La Gran oportunidad Morisi Cabezas.

No Comment

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post anterior

¿Cómo será la transformación digital en la oficina bancaria del futuro?

Próximo post

¿Qué capacidades necesita el Empleado Digital de la Banca?