Nuevas TecnologíasTalento y culturaTendencias digitales

Digital Workplace: un entorno de trabajo para los nativos digitales

Existe un debate intenso e interesante entorno a la Transformación Digital en Banca y un claro consenso en que supone colocar al cliente digital en el centro de la estrategia, pero si el cliente digital está en el centro, alrededor del cliente deben estar sin duda los empleados, actuando como palanca de transformación de toda la organización.

Si nos adelantamos en el tiempo un lustro… veremos que en 2020 convivirán cinco generaciones de trabajadores en las empresas:  old baby boomers (nacidos entre 1946-1954), young baby boomers (1955-1964), Generación X (1965-1980), millennials (1981-2000) y generación Z (nacido en el siglo XXI). Todos tendrán un alto nivel de alfabetismo digital pero, por primera vez, los millennials (también llamados Generación Y) junto con la Generación Z representarán entre el 30 y el 50 por ciento de los empleados marcando nuevas formas de trabajo.

Los empleados tomarán decisiones partiendo de su estilo de vida digital y definirán ambientes laborales virtuales en los que las ideas fluirán. Las oficinas se convertirán en espacios para socializar y reforzar las relaciones laborales, serán una especie de “club de trabajo”, en el que se promoverá un intercambio de opiniones continuo, los empleados construirán redes profesionales y establecerán alianzas que dará lugar a  nuevos negocios en el mercado digital.

La rapidez para poner productos y servicios en el mercado será una clave de éxito (y de supervivencia) de la empresa, por lo que las organizaciones tendrán que ser cada vez más planas y los equipos cada vez más colaborativos. Todas las generaciones en la empresa tendrán que adoptar el estilo de trabajo de los nativos digitales.

La relación de estos nuevos empleados con la tecnología

Estos empleados nativos digitales tienen una manera diferente de relacionarse con la tecnología. Han crecido con acceso permanente a la Red, lo que ha hecho posible que estén continuamente comunicados entre sí haciéndolos más sociales. Además, la mayor parte de las comunicaciones que realizan son remotas o semipresenciales, lo que elimina la necesidad de presencia física. Internet les ha proporcionado acceso inmediato a fuentes de información, lo que los hace más cosmopolitas. Manejan información digitalizada y alojada en la nube, que pueden consultar en cualquier momento y desde cualquier lugar,  sin riesgo de pérdida de datos.

Utilizarán las tecnologías para ser más productivos y conseguir sus objetivos, tanto si se la proporciona el departamento de TI de la empresa, como si no. El imparable avance de la consumerización posibilita que los empleados puedan resolver fuera de la empresa parte de estas necesidades tecnológicas. También comparten información e intercambian bienes y servicios sin considerar aspectos fundamentales para la Generación X como la privacidad de los datos.

Todo ello obligará a manejar un nuevo concepto más abierto de la tecnología que forma parte del nuevo puesto de trabajo digital. Estableciendo anillos de confianza, uno central en el que esté el software corporativo y todos aquellos dispositivos proporcionados por la empresa y un segundo anillo, en el que se situará un gran número de aplicaciones externas y dispositivos personales (tablet, smartwatch e incluso el coche conectado…), con los que habrá que convivir manteniendo unas políticas de uso conocidas por todos los empleados y flexibles.

Los retos entorno al puesto de trabajo del empleado digital irán creciendo en complejidad y tamaño, conforme pasen los años:

Movilidad empresarial

  • Acceso remoto universal desde el trabajo, casa o cualquier lugar con acceso a Internet, a través de redes fijas o inalámbricas para atender una demanda creciente de trabajo en remoto.
  • Entornos multi-dispositivo/multi-OS desde un ordenador fijo, un portátil o un smartphone facilitado por la empresa (o no) que proporcione una experiencia de usuario homogénea e independiente de la complejidad que supone la actual heterogeneidad de pantallas, dispositivos y sistemas.

Información siempre disponible

  • Acceso ubicuo a los datos con información alojada en la nube (pública, privada o hibrida) accesible desde cualquier lugar, en cualquier momento, y desde cualquier dispositivo.
  • Soluciones escalables y software virtualizado capaces de soportar un crecimiento masivo (y a la vez flexible) de recursos e impulsado por el uso intensivo de video y contenido multimedia.

 Colaboración social y comunicaciones unificadas

  • Herramientas de trabajo colaborativo que permitan a los empleados conectarse, interactuar y compartir conocimiento.

 Tranquilidad y confianza

  • Control y gestión con capacidades de monitorización, administración y gestión remota que permitan mantener el control del tráfico y de la información que circula por la red y se almacena en los dispositivos de trabajo.
  • Seguridad de la información y las infraestructuras con capas de seguridad en las redes de acceso, seguridad de los dispositivos, y seguridad de la información

En definitiva, la incorporación de los nativos digitales y su estilo de vida digital a la empresa implican nuevos retos culturales, organizativos y tecnológicos que hay que abordar pero también supone una oportunidad tremenda para impulsar la transformación digital de la compañía.

Os animo a participar con vuestros comentarios sobre el tema.

No Comment

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post anterior

¡La banca móvil, el gran reto de los nuevos bancos digitales!

Próximo post

La banca innova pero no educa