Fintech Innovation

El impacto del Brexit en los servicios financieros de la City

Una de las ramificaciones de la decisión de los británicos de abandonar la Unión Europea se centra en el potencial impacto para que Londres siga siendo la plaza financiera por excelencia de la Unión. Y una de las primeras amenazas es la pérdida de la condición de sede de las actividades de clearing internacional o cámara de compensación en distintos mercados financieros.

Los argumentos de no discriminación vencieron las reticencias del Banco Central Europeo, que cuestionó hace varios años si las actividades en euros, consideradas sistémicas, podían estar radicadas en las cámaras de un país que decidió no compartir la moneda europea.

Reino Unido ha gozado de varias excepciones, y entre ellas rechazó ser parte del espacio Schengen de libre circulación de personas y ha sido un firme opositor a buena parte de la legislación de Bruselas. El Reino Unido siempre estuvo más cómodo en una UE concebida más como espacio de libre comercio que como construcción para una mayor integración política de sus miembros. Con la hipotética salida de la UE, buena parte de las decisiones tomadas entonces volverán a estar encima de la mesa de negociación.

Las finanzas, seguros y servicios profesionales relacionados son claves para la economía británica. Representan el 11,8% de PIB británico, el 11,5% de la recaudación total de impuestos y emplean a 2 millones de personas o el 7% de la población activa, con fuerte concentración en las áreas cercanas a la City londinense. Dado que no representan una industria física, en teoría podría pensarse que pueden trasladarse de forma relativamente fácil a otro lugar. Físicamente hablando, no se necesita más que espacio de calidad, tecnología y conexiones de alta velocidad y el personal apropiado.

Pero la red que integra un centro financiero como Londres es mucho más que todo eso. Es el dominio del inglés como idioma universal de los negocios. Es la capacidad de atraer, retener y desarrollar el mejor talento con una interacción entre empresa y centro educativo que lidere la innovación. Es la capacidad de dar a instituciones y empresas con operaciones globales la plataforma para negociar con cualquier parte el mundo y muy especialmente con la UE, principal mercado de proximidad del Reino Unido, al que destina el 44% de sus exportaciones totales. Es el entorno legal seguro y testado regido por el common law, sin una constitución escrita y donde lo que no está prohibido o regulado está permitido. Londres es por estas y otras razones el centro financiero más importante de Europa y uno de los mayores del mundo. Además, como causa o como efecto, es el país de desembarco en Europa de la mayoría de inversores y operadores que provienen del continente asiático y americano. Londres es el centro líder del Global Financial Centres Index en su edición de Marzo 2016 (en el cuadro que sigue están los primeros cinco centros mundiales, seguidos de los principales centros de la Unión Europea).

Untitled

Una de las claves de la consolidación de la City de Londres son los derechos de prestación de servicios financieros desde Londres al resto de países de la UE (“passporting rights”), lo que ha permitido que las firmas basadas en el Reino Unido puedan operar en cualquier país de la Unión estando sólo reguladas por las instituciones británicas, sin necesidad de estar sometidas a reguladores locales en cada país (salvo necesidad de regulación nacional específica o bespoke regulation). La salida de la UE debería implicar la pérdida de los derechos de pasaporte europeo y no en vano es una preocupación estratégica para las firmas ubicadas en Reino Unido con actividad en la UE. Algunos políticos europeos ya se han pronunciado al respecto y no son poco los países que ya están tendiendo puente de plata a las empresas ubicadas en Reino Unido para que deslocalicen parte o la totalidad de sus los servicios financieros ahora ubicados en las allí.

Otra razón para abandonar Londres sería la existencia de dos regulaciones, una local británica y otra en el país elegido para ubicar la licencia que da derecho al pasaporte europeo, lo que haría más costosa la prestación de servicios desde Reino Unido. No obstante, hay precedentes de prestación de servicios financieros desde Noruega o Suiza que no son miembros de la UE pero que a través de la pertenencia al Espacio Económico Europeo o a través de acuerdos comerciales pueden vender en países de la Unión.

Dentro de los servicios financieros, Reino Unido ha sido un puntal de innovación en el desarrollo de iniciativas FinTech, gracias a la actitud proactiva del Gobierno británico en la promoción de empresas localizadas en su territorio, con especial protagonismo de su regulador financiero Financial Conduct Authority (FCA) y las actividades de la agencia gubernamental UK Trade and Investment (UKTI), de promoción y atracción de comercio e inversiones para covencer a los mejores emprendedores en éste ámbito para que elijan Londres como headquarter. Por FinTech se entiende todo el ecosistema de startups que están desintermediando y acercando los servicios financieros tradicionales a los usuarios a través de plataformas tecnológicas basadas en Internet.

El Reino Unido ofrece un marco de disponibilidad de financiación en todas las fases de desarrollo empresarial, un gran pool de talento local e internacional con centros de investigación tecnológica y científica de gran perfil y pragmatismo aplicativo, una regulación cercana a la innovación y al emprendimiento que no tiene parangón en el resto de los sistemas europeos,  y una cultura financiera a nivel individual, corporativo e institucional que permite florecer un ecosistema tremendamente competitivo y de difícil réplica. La consultora E&Y en su informe UK FinTech – On the cutting edge cataloga los mayores centros competitivos de Fintech a nivel mundial y sitúa a Londres como el principal centro mundial en FinTech (a menor puntuación mayor posición en el ranking).

0

En este momento, varios países de la UE están reflexionando cuando no ofreciendo abiertamente la relocalización de servicios y entre ellas se encuentran París, Frankfurt, Dublín, Luxemburgo e incluso, Madrid. En la industria de los fondos de inversión, Luxemburgo ya tiene una posición destacada en la domiciliación de fondos y cada vez más, en la inmensa industria de gestión de activos. Dublín también tiene una activa posición en el registro de emisiones de deuda y tiene una avanzada estrategia en la localización de servicios financieros para instituciones, incluyendo bastante foco en la denominada RegTech, o digitalización de servicios de cumplimiento regulatorio y normativo. París y Frankfurt son opciones con gran peso político y sede de instituciones como el Banco Central Europeo.

No obstante, es dudoso que ninguno de los oponentes a Londres vaya a concitar las ventajas globales que reporta Londres en un plazo corto de tiempo. Son demasiadas las ventajas de tipo cultural y de capacidad instalada en funcionamiento que tiene Londres como para que una decisión rápida revierta el actual estatus.  Además, Londres va a usar toda su nueva autonomía legislativa para incentivar la localización de industrias en su territorio, y así hay que entender la propuesta del canciller George Osborne de reducir el tipo fiscal para empresas desde el 20%  a menos del 15%. Tampoco cualquier capital tiene la capacidad de crear espacios de negocios bien localizados que acojan la inmensa industria de Londres.

Como bien explica este texto de Ambroise Evans Pritchard, editor internacional de negocios de The Telegraph y defensor del Brexit, las ventajas ya construidas por Londres no harán sencilla la creación de una competencia en el continente a la plaza financiera de Londres. De otra parte, el complejo y abierto proceso que se inicie tras la invocación del artículo 50 (cuando el Reino Unido se decida a hacerlo) va suponer una negociación en todos frentes políticos, económicos y de seguridad. Durante los dos años posteriores a la invocación de dicho artículo, las leyes existentes seguirán siendo las aplicables,  por lo que sólo estamos asistiendo a los primeros escarceos y posicionamientos. Mientras tanto, no es previsible que se tomen grandes decisiones de reubicación de servicios financieros fuera del Reino Unido.

No Comment

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post anterior

PODCAST; Entrevista a Marta Plana, General Counsel de Digital Origin y Vicepresidenta de la Asociación Española de Fintech.

Próximo post

Patentes, innovación y Fintech.