InnovaciónTalento y cultura

La Banca innova, ¿sí? y ¿para qué?

Desde hace mucho tiempo, redes, blogs, webs, docs, post, tweets, y sus iguales analógicos antes que ellos, expresan, discuten, proclaman, defienden, atacan, promueven y abanderan la necesidad de la innovación, ahora también en la banca.
La lenta pero constante vuelta a la autoconfianza y credibilidad del sector y en el sector, parece permitir, aunque con dudas, el resurgir, y ahora más que nunca, de la necesidad de innovar.

Pero… ¿innovar para qué? Los auténticos desafíos que la sociedad tiene ante sí nos hablan de desempleo, pobreza, cambio climático, brecha digital, ensanchamiento de las diferencias sociales, movimientos migratorios masivos… Y ante esto no podemos pensar que la Innovación as Usual pueda ser una opción, ni siquiera el business as usual. D. José María Roldán escribía hace apenas un par de meses en un diario económico: “Una de las principales lecciones de la crisis financiera es la importancia que tienen los mercados financieros a la hora de apoyar a la economía real…”.

Apoyar a la economía real. Por tanto, entiendo, apoyar a la gente, ayudar a conseguir su prosperidad, la prosperidad de la sociedad en general, una sociedad, no olvidemos, global. Y es entonces cuando me surgen las preguntas: ¿qué clase de innovación ha puesto en marcha el sector bancario para apoyar a esa economía real? ¿qué productos o servicios ha lanzado la banca para reducir la igualdad o favorecer la prosperidad de la sociedad? ¿qué políticas innovadoras han adoptado para promover el favorecimiento de la igualdad de oportunidades financieras de género, o la conciliación familiar solo posible sobre recursos financieros? ¿qué desarrollos se han llevado a cabo que permitan paliar aquí o allá el imparable tsunami de la inmigración? ¿cuáles son las nuevas ideas y la propuesta de soluciones que sobre los grandes problemas del planeta y de la economía real han surgido desde la banca? O, finalmente, ¿qué deben hacer o proponer los grandes líderes bancarios para asegurar políticas, acuerdos y soluciones que permitan el desarrollo financiero y sostenible de la sociedad?

Innovar para ser únicamente más rentables (conseguir más clientes, no perder cuota de mercado, mejorar el EBITDA del cuarto trimestre, reducir oficinas) no parece que sea una buena brújula. Otros sectores (media, video, música…) intentaron subsistir con ese tipo de innovación y no lo consiguieron. Pero también es cierto que innovar en un sector donde la mayor preocupación es obtener buenos resultados el próximo trimestre, no debe ser fácil.
Tal vez es incluso más dramático: la innovación más necesaria del sector bancario habla de una transformación del propio sector y de su modelo de negocio.

No Comment

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post anterior

Colaboración y Co-creación al servicio de la Innovación!

Próximo post

¿Podrá el David Digital contra Goliat Analógico?