Fintech Innovation

La financiación propia y externa

La financiación de una nueva empresa no debería ser un quebradero de cabeza para aquellos que opten por ayudar al tejido empresarial de nuestro país a través de la creación de un negocio. El hecho de que a veces resulte tan complicado indica que la situación financiera de un país no está pasando por su mejor momento.

Pero en estos últimos años están empezando a aparecer formas muy diversas de poder conseguir créditos y préstamos para llevar a cabo una idea de negocio. Dicha financiación puede ser interna o externa y dentro de cada una de ellas hay diferentes alternativas entre las que escoger.

FINANCIACIÓN INTERNA O PROPIA PARA NUEVAS EMPRESAS

Dentro de esta categoría se encuentran tres tipos de fuentes de financiación:

  • A través de la Bolsa: Una acertada opción enfocada hacia las sociedades anónimas. Que se trate de una alternativa más o menos interesante dependerá de la valoración que se le dé a las acciones de la propia empresa en las distintas bolsas de valores en las que se cotice.
  • A través de fondos de capital riesgo: Un método muy utilizado actualmente sobre todo para las startups y se basa en el uso de los fondos de capital riesgo en momentos de crecimiento y riesgo, con el fin de conseguir unos beneficios y posteriormente retirarse.
  • A través de inversores o socios: Se trata hoy en día del método de financiación más comúnmente utilizado por los emprendedores para los negocios de nueva creación. Se trata de atraer socios e inversores para que pongan capital y recompensarles en forma de acciones o participaciones en la misma.

FINANCIACIÓN EXTERNA PARA EMPRESAS NUEVAS

En este caso, podemos dividir este tipo de financiación igualmente en tres grandes grupos:

  • Banca comercial o privada: Cuando hablamos de financiación externa, esto es lo primero que se nos viene a la cabeza. Se trata de la forma más tradicional y común de adquirir ese dinero que permita llevar adelante un proyecto determinado. El objetivo de este tipo de banca se basa en ofrecer créditos, préstamos, descuentos comerciales o líneas de créditos a dichos proyectos para que se hagan efectivos.
  • Banca pública: Y es que en nuestro país también contamos con un método público que nos da la oportunidad de financiar la creación de esa nueva empresa. Las más populares son las subvenciones dedicadas a financiar tanto emprendimiento como la innovación. Y por otro lado también se encuentran otras como pueden ser el ICO (Instituto de Crédito Oficial) o ENISA (Empresa Nacional de Innovación).
  • Plataformas alternativas de financiación: Si la banca privada es el método más tradicional, las plataformas alternativas son el método más novedoso y han llegado para quedarse. Se trata de una innovadora forma de adquirir la financiación deseada para llevar a cabo el nuevo proyecto empresarial sin pasar por la banca. De estos métodos destacan los siguientes:
    • Crowdfunding: Particulares financian de forma altruista un proyecto que consideran de su interés y agrado, generalmente a cambio de ciertas recompensas.
    • Crowdlending: A través de una plataforma como MytripleA, se conectan las nuevas empresas con inversores interesados en obtener una rentabilidad prestando su dinero a las mismas. Estos pueden elegir a qué proyectos concretos desean financiar a cambio de un interés. De igual modo, las nuevas empresas logran obtener el dinero deseado sin pasar por la banca privada.
    • Sociedades de garantía recíproca: Entidades financieras cuyo objetivo es facilitar la concesión de créditos a pequeñas y medianas empresas prestándoles un aval con el que poder conseguir financiación. MytripleA es la única plataforma que trabaja con este tipo de sociedades, las cuales se encargan de avalar ante los inversores determinados préstamos.

No Comment

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post anterior

Aseguradoras, es tiempo de Blockchain!!!

Próximo post

PODCAST; Entrevista a Jesús Perez, Presidente Asociación Española de Fintech e Insurtech