Fintech Innovation

Las Tres Dimensiones de la Innovación Financiera Tecnológica o #FinTech

Como ya muchos de vosotros sabéis, el término FinTech se utiliza para designar, por una parte, todas aquellas soluciones tecnológicas que forman parte de la innovación financiera; y, por otra, todas aquellas empresas de carácter tecnológico (principalmente, start-ups) que desarrollan o facilitan esas soluciones.

Las tres dimensiones de la innovación Fintech

Teniendo en cuenta la primera acepción -soluciones tecnológicas financieras-, en este artículo voy a intentar daros una visión general (y espero que muy clara y sencilla) de cómo podríamos clasificar las innovaciones financieras tecnológicas en función de sus dimensiones y de las áreas de la empresa financiera a las que pueden afectar.

Para ello, voy a partir de un artículo de Puschmann, T. (2017), que, basándose en otros expertos en el tema, muestra un modelo para clasificarlas teniendo en cuenta las tres dimensiones siguientes:

1) el objeto de la innovación

2) el grado de la innovación

3) el alcance de la innovación,

tal y como aparecen representadas en la siguiente imagen:

Figura1-dimensiones-fintechFigura 1: Las tres dimensiones de Fintech – Extraído de Puschmann, T. (2017)

 Veamos ahora cada una de estas dimensiones, según el detalle de los expertos:

  1. El objeto de la innovación. Según el objeto, cualquier solución tecnológica financiera puede, a priori, afectar a cinco posibles áreas primarias o categorías: modelo de negocio, productos y servicios, organización, procesos y sistemas.

Así, dentro de la primera categoría de objetos (modelo de negocio), se incluirían por ejemplo las plataformas de crowdlending, que en un principio hacen prescindibles a los bancos en la concesión de créditos; en la segunda (productos y servicios), podríamos incluir un servicio como el vídeo- asesoramiento, que hace que los asesores interactúen con el cliente de forma diferente a través de vídeo o chat, sin necesidad de compartir el mismo espacio físico. Otro ejemplo de la tercera categoría – la innovación organizacional -podría ser la externalización a un tercero del procesamiento de créditos de un banco; otro de la cuarta categoría (procesos) sería una solución que permitiera la realización completamente online de procesos que, como en el caso de la concesión de hipotecas, requieren una enorme cantidad de trámites o papeleo. Finalmente, una innovación tecnológica que afecte a los sistemas podría ser blockchainporque conlleva – entre otras muchas implicaciones- la implementación de una nueva infraestructura tecnológica.

  1. El grado de la innovación. Según el grado, las innovaciones pueden dividirse en: incrementales y disruptivas. 

Por lo general, las primeras soluciones (incrementales) nos pueden llevar a la optimización de lo que tenemos actualmente, afectando a tres posibles variables: el coste (lo reduce), la calidad (la aumenta) o el tiempo (lo reduce).

Por otro lado, las segundas (disruptivas) pueden implementar cambios lo suficientemente profundos como para modificar toda la cadena de valor. Un ejemplo de este tipo sería la creación de un sistema de pagos P2P (peer-to-peer) basado en blockchain, que podría cambiar toda la cadena de valor en los sistemas de pagos actuales al permitir la realización de transacciones sin necesidad de los bancos.

  1. El alcance de la innovación. Existen dos tipos de innovaciones según su alcance: las intra-organizacionales y las inter-organizacionales.

De forma muy resumida, las primeras (intra-organizacionales) se centran en cambios micro-económicos internos sobre cualquiera de las cinco categorías de objetos que innovación que hemos visto en el punto 1.

En cambio, las segundas (inter-organizacionales) están orientadas hacia cambios de carácter macro en las distintas estructuras establecidas. Como ejemplo de ellas tenemos la creación de nuevas cadenas de valor en el ámbito de los pagos que dan lugar a nuevos monederos electrónicos a través de la cooperación entre bancos, procesadores de tarjetas y los no-bancos (como por ejemplo ApplePay), que en realidad lo que hacen es darles un valor superfluo a los bancos en los pagos móviles.

Por otro lado, ¿te has dado cuenta de que el objeto de innovación de una empresa puede relacionarse a priori con su cuenta de resultados?  En general, podríamos decir que cuanto más a la derecha (procesos, sistemas, organización) estén enfocados sus proyectos de innovación, más orientada estará la empresa hacia la reducción de costes y hacia la eficiencia; en cambio, cuanto más se inclinen hacia la izquierda (productos y servicios, modelos de negocio), su foco estará más orientado hacia la parte de los ingresos y a su crecimiento orgánico.

Además, y de forma general, el grado de la innovación nos dará pistas sobre la apuesta de la empresa por tecnologías más o menos maduras, así como sobre su apetito por el riesgo. Así, si la empresa se enfoca hacia soluciones con un mayor grado de innovación disruptiva, nos puede indicar que se inclina hacia el largo plazo (tecnologías menos maduras) y su apetito por el riesgo es mayor; si el foco en la innovación de tipo incremental es mayor (tecnologías más maduras), su orientación irá posiblemente hacia el corto plazo y su apetito por el riesgo será menor.

Preguntas de investigación 

Hasta aquí, Puschmann nos ofrece una guía, un punto de partida inicial para llevar a cabo futuras investigaciones asociadas a estas tres dimensiones. Así, nos deja preguntas y propuestas de investigación tan interesantes como las que te expongo a continuación.

Con relación a los objetos de innovación: ¿Cuáles son los patrones que se dan en cada una de las cinco categorías de objeto de la innovación que hemos visto? Y lo que es más importante, ¿cuáles son las interrelaciones que pueden darse entre ellas?

Es decir, pensemos que habrá tecnologías en el ámbito financiero, como es el caso de Blockchain, que pueden interrelacionar todos los objetos, porque puede dar lugar a nuevos productos y servicios(por ejemplo, contratos inteligentes), nuevos procesos (pasamos al C2C en lugar del B2C), nuevas formas de organización (descentralizada en lugar de organización centralizada), nuevos modelos de negocio (modelos basados en datos de los clientes, en lugar de modelos basados en los datos de la empresa), y, finalmente, un nuevo sistema, porque requiere una nueva arquitectura tecnológica.

Increíble, ¿verdad?

Con relación al grado de innovación: ¿Cuáles pueden ser los impactos de las nuevas tecnologías consideradas de forma aislada? Pero, más interesante aún: ¿cuál puede ser el impacto de la convergencia de dos o más tecnologías juntas? Es decir, una tecnología puede tener un impacto de grado incremental, pero, unida con otra u otras pueden transformar el grado de impacto hasta convertirse en disruptivo. (Pensad, por ejemplo, en la unión del pago, el Internet de las Cosas (IoT) y Blockchain, que afectaría, no solo al ámbito de pagos y al financiero, sino a todo el sector retail y al comercio electrónico para empezar)

Y aquí surge otra pregunta muy interesante: ¿cuáles pueden ser los impactos para el sector financiero de las soluciones o cambios en la cadena de valor que se den en otros sectores o industrias? ¿Qué lecciones podemos aprender de ellos? ¿Qué podemos adaptar?

 Finalmente, en cuanto al alcance de la innovación¿Qué posibles innovaciones inter-organizaciones nos podrían llevar a una nueva definición y clasificación sectorial y un nuevo orden diferente al establecido? ¿Qué formas futuras de organización, desde el punto de vista micro y macro-económico, van a soportar este nuevo orden? ¿Qué estándares se van a requerir para alcanzar el enorme grado de especialización que la industria de los servicios financieros va a necesitar?

 Yo aquí añadiría otro tipo de preguntas como: ¿Cómo afecta cada uno de los atributos que forman parte de la cultura de una empresa a su modelo de innovación (grado, alcance, objeto)? o ¿Cómo afecta la formación en la innovación?  

 Como habrás observado, las posibilidades de investigación son enormes.

El modelo de clasificación de la innovación financiera en una empresa bancaria minorista tradicional

Ahora toca pensar y reflexionar sobre todo esto para enriquecerlo, realizando nuevas aportaciones que permitan generar nuevo conocimiento sobre lo que os acabo de mostrar.

Así, si por ejemplo tuviéramos que incorporar este modelo a una empresa bancaria minorista tradicional, en un primer momento yo cambiaría la imagen anterior por esta otra:

Figura2-dimensiones-fintech

 Figura 2. Las tres dimensiones FinTech- Elaboración propia Yolanda Blázquez

En ella, he añadido cinco elementos que, a mi juicio, son esenciales para disponer de una visión más completa:

En primer lugar, un nuevo objeto de la innovación:  Big Data & Analytics.

La analítica de datos es uno de los objetos esenciales y transversales de la innovación; primero, porque es muy difícil (por no decir imposible) innovar sin datos, y, segundo, porque es en sí mismo un objeto de innovación en constante evolución y cambio, que, además, dentro de nada se convertirá en el filtro para conocer qué empresas bancarias siguen o no siguen en la competición. (Sí, yo lo veo así de crudo).

Es imprescindible para experimentar, para analizar, para escuchar al cliente a la hora de valorar nuestras innovaciones o idear lo que nos demanda o puede necesitar, y, en definitiva, para que la organización aprenda y adquiera nuevo conocimiento y tome mejores decisiones. Anticipación, personalización y tiempo real son los tres conceptos esenciales con los que nos tenemos que quedar en este apartado.

En segundo lugarla innovación no tecnológica; es decir, todo aquello que tiene que ver con nuevas formas de trabajar (más ágiles y flexibles), nuevas formas de colaboración en el interior y exterior de la empresa, una nueva mentalidad, nuevas capacidades, nuevas formas de estructurarse y organizarse, nuevas formas de comunicar, de delegar, de relacionarse con el cliente, de crear entornos de generación de ideas, etc.

En definitiva, es todo aquello que va a enriquecer y crear una nueva cultura -donde se unen lo digital, la innovación y la excelencia en el servicio al cliente-, que debe ser lo suficientemente robusta y sólida para afrontar los grandes retos de esta nueva era.

Hoy, este tipo de innovación es igual, o más importante, que la innovación de carácter puramente tecnológico, porque constituye la condición previa necesaria para llevar a cabo esta última con éxito.

En tercer lugardos tipos de innovaciones complementarias, y que podríamos denominar ‘hermanas de la innovación Fintech’:

– Las Innovaciones RegTech, o innovaciones tecnológicas asociadas al ámbito regulatorio de los servicios financieros.

Incluyen líneas tan importantes y esenciales como la ciberseguridad, todo lo relacionado con el cumplimiento normativo (normativas AML, KYC, etc.), la optimización a nivel macro de la monitorización, reporting y gestión del riesgo relacionados con la política prudencial regulatoria y los test de estrés, o la creación de entornos de pruebas o “sandbox” específicos para impulsar las innovaciones financieras tecnológicas. Ni que decir que todo esto requiere una sólida y firme implicación de los reguladores de todo el sector, puesto que no hay FinTech sin todo lo que acabamos de mencionar, que se resume en la seguridad del cliente, y en la confianza en el sistema. (Al final del artículo, en las referencias bibliográficas, os he dejado un enlace a un estudio de Arner, D. W., Barberis, J. N., & Buckley, R. P. (2016), relacionado con todo esto y cuya lectura os recomiendo).

Aunque parece que hoy la competición está en la digitalización, mañana, en un entorno donde todo, o casi todo, sea digital, la diferenciación estará en la reputación y en la confianza.

– Las innovaciones InsurTech, o innovaciones tecnológicas relacionados con el sector de los seguros.

Esencial también para complementar las propias de Fintech (y al revés). Os recomiendo también la lectura de Braun, Alexander & Schreiber, Florian (2017), cuyo enlace os dejo en las referencias bibliográficas.

Quiero destacar que en ningún momento considero estos dos tipos de innovaciones como subconjuntos de las FinTech, sino que tienen identidad propia y una potencialidad enorme. 

En cuarto lugarla investigación, la observación y la experimentación. En un entorno de gran incertidumbre y cambio como el actual, la clave del éxito en la innovación bancaria está en tener la mejor combinación estrategia- ejecución, porque hoy día la estrategia se ha convertido en algo dinámico y debe ir perfilando y orientando lo táctico de forma permanente y continua. Sí, se necesitan perfiles híper-especializados, pero también estratégicos.

Finalmente, en quinto lugar, en el modelo de Puschmann me falta lo más importante: el objetivo (que no el objeto) de la innovación. Supone preguntarse: ¿para qué quiero innovar?  

Yo lo tengo claro:  para dar el mejor servicio al cliente, y que este servicio en su conjunto sea percibido por él como diferente a los demás. La innovación con garantías de éxito es aquella que nace multidisciplinar, multifuncional y está orientada al cliente. Este es el que decide si la innovación tiene éxito o no y, por ello, no debemos innovar sin tener en cuenta que el cliente es el centro de todo y el destino de todo lo que hacemos.

Para lograrlo, considero que la innovación debe enmarcarse dentro de la creación de una sólida cultura de excelencia en la calidad de servicio al cliente, con la ayuda de un ecosistema de aprendizaje que englobe, para empezar, el talento interno y externo, los clientes y los proveedores. Escuchar, aprender y actuar son aquí las tres palabras clave. 

Como señalé en el artículo anterior sobre las 10 características de un banco de la era digital, esta es para mí la misión de cualquier empresa del nuevo entorno:  volcar toda la organización hacia el cliente – para tener con una visión integrada y única de él – con el objetivo de darle el mejor servicio posible, diferente a los demás competidores o entrantes, aumentado y enriquecido a través de la innovación y de la emoción. Y aquí, para llegar a la deseada personalización y diferenciación de nuestro servicio, el reto será conocer en tiempo real cómo mide cada uno de los clientes esta percepción, y no cómo la mide el banco en su conjunto en un momento puntual. De ahí la importancia de los datos.

Esta es la verdadera cultura de empresa que debemos alcanzar:  la cultura de la excelencia en la calidad del servicio al cliente, que es el marco global en el que se incluyen, entre otros muchos elementos, aquellos valores propios de una cultura digital y de innovación (pero no son los únicos). No confundamos el fin con los medios o, como se suele decir, no debemos dejar que las ramas no nos dejen ver el bosque. 

Ahora te toca a ti hacer tuyo este modelo, enriqueciéndolo con las características específicas de tu empresa y de tu estrategia. Pero, recuerda: todo esto no es algo estático, sino que va a ir evolucionando muy deprisa.

Te doy las gracias por haber llegado hasta aquí. Solo espero que te haya servido de inspiración para mejorarlo.

Referencias bibliográficas

Arner, D. W., Barberis, J. N., & Buckley, R. P. (2016). Fintech, regtech and the reconceptualization of financial regulation. Extraído de: https://papers.ssrn.com/sol3/papers.cfm?abstract_id=2847806

Braun, Alexander & Schreiber, Florian (2017) The Current InsurTech Landscape: Business Models and Disruptive Potential. Institute of Insurance Economics IVW-HSG, St. Gallen. ISBN 978-3-7297-2009-1. Extraído de: https://www.ivw.unisg.ch/_/media/internet/content/dateien/instituteundcenters/ivw/studien/ab-insurtech_2017.pdf

Puschmann, T. (2017). Fintech. Business & Information Systems Engineering, 59(1), 69-76.

 

 

No Comment

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post anterior

El arma de la banca frente a los gigantes tecnológicos: la banca como plataforma.

Próximo post

Podcast;Entrevista a Luis Alvarez (Ibermatica) La Personalización Digital y física de tus clientes