Medios de pagoRiesgos y Compliance

Nuevos retos regulatorios para el mundo Bitcoin

El uso de las monedas virtuales es imparable (este verano ha sido un buen ejemplo de ello) y los organismos reguladores tradicionales no se han quedado atrás pronunciándose al respecto. Aunque aún es temprano para efectuar valoraciones sobre lo adecuado de las nuevas propuestas regulatorias, me quedo con las palabras del Superintendente del departamento neoyorquino de Servicios Financieros
para describir el sentimiento que tiene como regulador una vez introducida la licencia para operar con monedas virtuales en su estado (la “Bitlicence”). Ha venido a decir algo similar a que: “vamos a ayudar y promover que las empresas usen las nuevas y emergentes tecnologías para construir mejores servicios financieros, pero aseguremos que lo hacen con el ‘pasamanos’ regulatorio adecuado”.

Son cada vez más los modelos de negocio que tienen en lo digital su palanca estratégica, o que investigan activamente sobre nuevas formas de hacer. Como muestra, véanse los siguientes ejemplos: i). nuestras próximas vacaciones las podremos organizar y pagar con una moneda virtual; ii). muchas de las plataformas de crowdfunding tienen o están en proceso de incorporar también estas monedas; iii). en el Reino Unido se podrán efectuar donaciones a tu ONG preferida antes de fin de año o iv). si te pasas por Atenas y tienes necesidad de cash, un cajero de bitcoin elimina los controles de capital impuestos (1). Mis colegas de blog, Labancainnnova.com, nos ilustran frecuentemente con las últimas novedades.

Desde un punto de vista normativo, esta época estival ha servido para que destacados organismos (no solo reguladores) se pronuncien al respecto. Sin duda, el documento más importante ha sido el publicado por FATF-GAFI (2) que, con la “Guía a las monedas virtuales basada en un enfoque de riesgo” (3), nos acerca a cómo enfrentar los retos y riesgos de las monedas virtuales (identificación y verificación de la identidad, trazabilidad y registro de las operaciones, por citar sólo los más destacables) en clave de sus ya clásicas “40 Recomendaciones” (4). Esta guía también hace un repaso al posicionamiento que diversos países u organismos han tomado al respecto. Por ejemplo, la Asociación Europea de Banca (EBA, en inglés) anima a que las entidades valoren los riesgos y a su vez las desaniman a que compren, depositen o vendan dichas monedas. Países como Canadá o EE.UU vinculan el tratamiento de las monedas al ámbito de lo conocido, como son las empresas de “money business services”. Una posición más pragmática es la de Reino Unido, Suiza o Singapur, que reconocen que han saber a qué se enfrentan antes de regular sobre la materia. En el extremo está Rusia, que directamente las prohíben.

Un segundo documento, publicado por el Departamento de Servicios Financieros del estado de Nueva York (NY) en 2014, ha saltado a la prensa este agosto tras ver cómo distintos operadores de monedas virtuales se han posicionado ante él (5). La decisión tomada ha sido binaria: o bien deciden cumplir con la normativa y se quedan, o bien se deslocalizan y tampoco operarán con los residentes en el estado de NY (6). Desde mi punto de vista, este documento es muy interesante porque trata las monedas virtuales desde un enfoque transversal. Si bien se queda en el “qué” es exigible y profundiza poco en el “cómo” hacer esto realidad, opino que marca cierta tendencia. Aborda este asunto desde el ámbito de la supervisión (autorización y condiciones necesarias para operar); el riesgo (solicita que la entidad realice un análisis de su modelo de negocio basado en riesgo); el cumplimiento (exige el rol de un Compliance Officer y un programa de prevención de blanqueo); cuida el aspecto financiero (protección y custodia de activos, requerimientos de capital, reporting); la ciber-seguridad y la continuidad de negocio o la conducta (el marketing y la comunicación, la protección al consumidor y la gestión de reclamaciones).

Alguno de los análisis que podemos extraer de ambos documentos:

  • ¿Qué regular? Si es que las monedas virtuales son regulables. Aún son pocos los países que tienen una idea mínimamente clara de cómo afrontar los desafíos que presentan las monedas virtuales (identificación, trazabilidad de las operaciones, fiscalidad, protección al consumidor etc.) y las tecnologías que pueden ayudar en la prevención y promover su buen uso. Algunos autores, sugieren un cambio completo de enfoque regulatorio (7).
  • Darwinismo por vía regulatoria. Los emprendedores, en el ecosistema de monedas virtuales, se mueven dónde la regulación sea más beneficiosa.
  • Co-operación. La coordinación y cooperación entre los entes normativos (quienes establecen el “qué”) y los emprendedores (que ayudarán a resolver el “cómo”) es fundamental.

Si aún caben dudas de que las monedas virtuales y toda la innovación disruptiva que la soporta no están sujetas al escrutinio de los reguladores, sírvase para disiparlas el reciente ejemplo sufrido por Ripple (empresa top de tecnología distribuida para el mundo financiero). Ha sido multada con 0,7 millones de dólares por incumplir la normativa de prevención de blanqueo de capitales (8) y, como probable consecuencia, ha tenido que establecer un nuevo protocolo de identificación para quienes utilicen uno de sus servicios, el Ripple Trade (9).

Mi conclusión final es que hay muy poco tiempo que perder para evitar que el gap innovador en el campo de las monedas virtuales y el regulatorio se acreciente. Es crítico establecer una hoja de ruta común industria & regulador y participar activamente en foros de puesta en común que fomenten el conocimiento y el impulso de esta incipiente industria (10). El Compliance Officer tiene, una vez más, un importante papel que jugar para ayudar a construir un ‘pasamano’ regulatorio equilibrado.

———————————-

 

No Comment

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post anterior

Europa, la isla del tesoro de los Piratas Informáticos.

Próximo post

Colaboración y Co-creación al servicio de la Innovación!