Talento y cultura

¿Qué capacidades necesita el Empleado Digital de la Banca?

Cerramos el año 2015, podríamos decir el año digital, pero seguro que el 2016 lo será más. La mayoría de las compañías, independientemente del sector en el que estén, han lanzado una hoja de ruta en para llevar su organización de un mundo más tradicional a un nuevo mundo digital en el que las reglas de juego están cambiando constantemente. Las nuevas tecnologías están modificando la forma en la que nos comunicamos y nos relacionamos con todos y cada uno de nuestros proveedores de productos y servicios. La Transformación Digital ha llegado, y ha llegado para quedarse.

Lo más interesante para los que trabajamos en el sector financiero es que esta transformación afecta especialmente a los bancos y aseguradoras, motivado en gran parte porque en su mayoría nacieron a lo largo del s. XX y ahora tienen que adaptarse a un nuevo escenario competitivo en el que los nuevos jugadores nacidos en su mayoría en el s. XXI están tomando las riendas. Estos nuevos participantes se han materializado en startups Fintech, hoy hay más de 15.000 a nivel mundial, y en compañías tecnológicas de reconocido renombre. Estas últimas además han facilitado a los clientes una nueva forma de comprar, de pagar, de comunicarse y relacionarse con sus proveedores de servicios.

Llegados a este punto, ¿cómo transformar entonces una compañía del S.XX en una del S.XXI de la nueva era Digital?

Existen diferentes ángulos trabajo:

  • Aplicar todas las nuevas tecnologías: Smart Data, Cloud Computing, Blockchain, Internet of Things, Machine Learning, Marketing Digital, Open Innovation o reinventar las ya existentes.
  • Digitalizar los canales de venta y focalizarse en la movilidad y el geoposicionamiento.
  • Crear nuevos productos y servicios digitales para “saciar” las nuevas necesidades de los mismos clientes que ya tenemos.
  • Utilizar nuevas formas de trabajo colaborativa, agiles o lean Startup.
  • Incluso integrando la innovación en toda la cadena de valor de la compañía.

Todos estos cambios son necesario, pero realmente no sirven de nada si no hay otra variable mucho más importante en la transformación: LAS PERSONAS.

Son las PERSONAS (la unidad mínima que de las organizaciones) y los que generan la CULTURA DE TRANSFORMACIÓN, y son estas las que hacen que una compañía pueda competir en el nuevo panorama digital en el que nos encontramos.

Y para acelerar esta transformación que esta unidad mínima hay que dotarlos de visión, conocimientos y competencias de hacia dónde hay que ir, y la opción más rápida y eficiente es APRENDER y FORMARSE.

Por tanto todas aquellas personas que sean capaces de incorporar estos nuevos conocimientos digitales podrán moverse como pez en el agua en este nuevo entorno. Pero no es sencillo, vivimos en la época de la sobreinformación y de la inmediatez, y cada vez es más complejo poder estar al día de todo lo que está ocurriendo ahí fuera o de leernos todos los informes que aparecen sobre el futuro de la banca. Por eso la formación es hoy más importante que nunca pero aún no hay gran oferta académica al respecto.

Si nos movemos a nivel internacional, una escuela de referencia en nuevas tecnologías estan en EEUU y enfocadas a grandes directivos. Si buscamos a nivel nacional, el único programa de formación especializado en Transformación Digital para el sector financiero es este Programa Directivo.  También puedes estar al día en grupos sociales como este de LinkedIn.

Pero independientemente de qué estudies o cómo incorpores tus nuevas habilidades digitales, ten en cuenta que tu empleabilidad actual y de los próximos años va a depender de cómo te posiciones hoy en términos de conocimientos. Viene una ola de cambio al sector financiero y los más preparados tendrán más oportunidades.

 

 

9 Comentario

  1. 5 febrero, 2016 a 9:39 am — Responder

    Excelente artículo, las experiencias vividas me han indicado el direccionamiento al mundo digital, e ahí unos artículos publicados por mi.

    Saludos
    EL

  2. José F. Pérez
    10 febrero, 2016 a 3:45 pm — Responder

    No sé si mi visión es más dramática o menos que la tuya, pero coincide en un futuro más tecnológico donde casi el 100% de las transacciones se realicen automáticamente y donde la oficina bancaria quede casi al nivel de reliquia. Un futuro que está a la vuelta de la esquina.
    Desde esta perspectiva veo 3 grupos de empleados en banca: un grupo de ejecutivos que diseñaran los productos financieros de inversión y ahorro con los que se formará el catálogo de productos del banco; este grupo será también el encargado de asegurar el cumplimiento normativo. Otro grupo formado fundamentalmente por informáticos que darán forma a los productos ideados, administrarán las transacciones que se realicen con ellos y los pondrán disponibles a la red comercial. Y, por último, un grupo de comerciales, la mayoría autónomos, encargados de comercializar los productos, atender y vincular a los clientes y que trabajarán a distancia desde sus domicilios o despachos particulares. Los comerciales que sean capaces de mantener una amplia cartera de clientes podrían abrir una oficina bancaria en modo franquicia.
    Así pues, el empleado de banca tradicional, detrás de un mostrador o ventanilla es una figura destinada a desaparecer para convertirse en un informático, en un operador de un centro de cálculo o en un comercial autónomo.
    Es, no obstante, un panorama muy similar al que tenemos hoy en el sector asegurador.

    • Rodrigo Garcia de la cruz
      15 febrero, 2016 a 6:48 am — Responder

      Muy interesante tu visión José F., muchas gracias. Creo que no vas muy desencaminado, pero para llegar a ello deberá producirse una transformación en las entidades financieras que va a llevar unos cuantos años…

  3. Hermógenes del Real
    10 febrero, 2016 a 6:01 pm — Responder

    Muy bueno Rodrigo, muchas gracias.
    ¿crees que el UX- experience es un proceso que se terminará implantando en las capacidades de la tendencia digital-fintech y que habría que incluir o lo tienes contemplado y lo he pasado por alto?

    • Rodrigo Garcia de la cruz
      15 febrero, 2016 a 6:50 am — Responder

      Muchas gracias Hermógenes.
      Por supuesto el UX-experience será (y es ya) de total impotancia, lo había incluido en “Digitalizar los canales de venta” pero no lo había especificado como tal, así que gracias por tu puntualización.

  4. Fabian Orue
    11 febrero, 2016 a 1:29 pm — Responder

    Hola Rodrigo, muy interesante el debate sobre las habilidades.

    En un reciente estudio realizado por el World Economic Forum y publicado recientemente en su reunión de Davos se estima que el 65% de los niños que entran a la escuela primaria hoy, terminaran trabajando en especialidades que aun no existen.

    Asimismo dicho estudio plantea que el nivel de cambio que habrá en los empleos y habilidades en los próximos 5 años (2015-2020) -siendo la tecnología uno de sus principales factores- es tan dramático que lo ha denominado: La 4ta Revolución Industrial.
    El estudio anticipa que la Industria Financiera será una de las principales afectadas, con un nivel de disrupción en las habilidades del 56%.

    Ver estudio en: http://reports.weforum.org/future-of-jobs-2016/financial-services-investors-2/

    No solo ello, cita que la principal barrera para poder adaptarse al cambio dentro de la Industria Financiera, esta dado por una insuficiente comprensión de los cambios que se vienen (67%). La segunda es que la estrategia de RRHH no esta alineada a la innovación y cambio (53%).

    Esto apunta, desde mi punto de vista, a que la única forma de poder actuar efectivamente empieza por la dirección. Y a como los los lideres y sus equipos son capaces de:

    1. Visualizar e internalizar a nivel individual las implicancias de estos desafíos.
    2. Aprender a liderar, influenciar a sus organizaciones y gestionar en condiciones de alta incertidumbre.
    3. Dentro de este marco, innovar e identificar alternativas para re-crear sus compañías y modelos de negocio.
    4. Impulsar la retención de talento e identificar las habilidades que se necesitaran en un plazo muy breve.

    En mis conversaciones y trabajos con lideres en este sector todavía no se logra avanzar sobre los puntos 1. y 2. arriba descritos.

    Las preguntas que me hacia en respuesta a otro articulo de Enrique Titos creo que son igualmente validas aquí:

    • Como crear consciencia dentro de los equipos directivos y como gestionar nuestros equipos en incertidumbre? 
    • Cuales son los potenciales costos de no poder gestionar el cambio con la velocidad requerida y efectivamente?
    • Que pasa con el talento cuando las compañías están inmóviles o reaccionando lentamente?

  5. Rodrigo Garcia de la cruz
    15 febrero, 2016 a 6:46 am — Responder

    Muchas gracias Fabián por tus comentarios. Te animo a que redactes un post y lo subas a LaBancaInnova.com en el que incluyas un cuestionario con las preguntas que has dejado abiertas. De esta forma todos los lectores podrán dar su opinión y podremos hacer un análisis mucho más profundo del asunto.

  6. Alfonso
    19 febrero, 2016 a 10:54 pm — Responder

    Las personas… Si, de acuerdo. Tanto las que crean como las que consumen, cierto? Yo veo un cambio en los canales pero no en los procesos. Una contratación es una contratación; por medio de la voz o del móvil; pero no deja de ser una contratación. El mover el dinero por medios electrónicos ya lo tenemos en la frente. Que lo puedas hacer desde tu camiseta con tu huella digital en un botón no falta mucho por lograrlo. El bigdata también ya lo tenemos en la bolsa; las formas de explotar la información igual. Tecnologías y lenguajes van y vienen; unos logran quedarse y consolidarse. Si, el empleado bancario deberá tener esa cultura digital tanto el de ventas como el implementador de servicios… pero ya la tiene!!! En realidad los sistemas se están quedando atrás para la cultura digital que ya tenemos los que trabajamos en banco y los que no. Los sistemas son tan fáciles demanejar que cualquier abuelita tiene un celular y hace operaciones monetarias en el mientras escucha la música de los 40’s…

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Post anterior

Del océano Rojo de la Banca al océano azul de las Fintech.

Próximo post

Blockchain 2016: Dejar de soñar, momento de realizar.